Capillas laterales del lado derecho de la nave

Antigua capilla bautismal

La primera, se encontraba la pila bautismal -actualmente en el presbiterio-, donde fue bautizado Alonso Cano en 1601. En ella existió una Inmaculada de Alonso de Mena, que con posterioridad pasaría a la ermita de San Isidro. Aquí se encuentran diversas imágenes de la Virgen y el Niño y la Virgen de la Soledad del siglo XVIII, que recuerda la traza de José de Mora.

San Filippo Neri

Actualmente se encuentra en esta capilla una gran carroza barroca de 1765 enriquecida con pinturas alegóricas a la Eucaristía. En ella se llevaba el Santo Viático a los enfermos, en las grandes fiestas y en tiempos de Pascua.

Entre la capilla y el cancel de entrada se encuentra una urna del siglo XVIII con el tránsito de la Virgen.

San Ildefonso Capilla de San Ildefonso

Se encuentra el retablo titular de la capilla mayor hasta el siglo XVIII, cuya traza realizó Ambrosio de Vico y ejecutó Miguel Cano, padre de Alonso Cano, entre los años 1603-05. Está compuesto por dos cuerpos de estilos jónico y corintio, cuyas tablas fueron pintadas por Juan García Co- rrales, alusivas al tema de la crucifixión y la vida de San Ildefonso (La aparición de la Virgen a San Ildefonso, San Ildefonso entre sabios y teólogos, El levantamiento de Santa Leocadia y la gratitud de Santa Leocadia a San Ildefonso). La secuencia iconográfica del conjunto la completó el escultor con las imágenes de San Pedro, San Pablo, Dios Padre y una deesis.
Falta la tabla central. En su lugar se ha ubicado recientemente una imagen de San Ildefonso, talla de fines del XVI o principios del XVII, cercana al taller de Pablo de Rojas y de Bernabé de Gaviria, con policromía en el estilo de Pedro de Raxis. Junto al sagrario están los cuatro evangelistas. También figuran los escudos del Arzobispo Guerrero y, en el frontal de la mesa del altar, el corazón con las siete espadas, referidas a la iconografía de la Virgen Dolorosa.

Cristo de burlas Capilla del Cristo de Burlas

Esta capilla está bajo la advocación del Cristo de la Pasión. La escultura de la imagen es una talla sedente en madera del siglo XVII, vestida con el manto de Ecce Homo, atribuida a Pablo de Rojas o a Bernabé de Gaviria. El retablo es de finales del s. XVI.

Aquí se encuentra también una talla de la Virgen del Rosario, obra de José de Risueño. En sus muros laterales, pinturas en lienzo que representan a Cristo atado a una columna (s. XVIII) y a San Juan Evangelista escribiendo el Apocalipsis y en la Visión de María como nueva Eva, que parece pertenecer a la escuela de Alonso Cano, de finales del s. XVII. El frontal del retablo es a base de incrustaciones en mármol.

Cristo de Animas
Capilla del Cristo de Animas

Esta capilla está bajo la advocación de las Ánimas del Purgatorio. Contiene un retablo barroco del siglo XVII dividido por cuatro columnas salomónicas y sendas estípites en el segundo y último cuerpo. La figura principal es un Crucificado del XVII, próximo a la Escuela de Pablo de Rojas. Bajo los brazos del Crucificado se encuentran dos tablas pintadas con la Virgen Dolorosa y San Juan, con influencias de Risueño.

Corridoio Capilla de la Inmaculada

Posee un retablo perteneciente al siglo XVIII, decorado con estípites y repisas con doseletes. En su centro, un arco de medio punto da paso al camarín.

Está presidido por una Inmaculada atribuida a la escuela de Juan Bautista Vázquez el Joven. Presenta también un grupo de obras conformado por Santa Ana, la Virgen y el Niño, correspondientes a las postrimerías del XVI. En el frontal de la mesa de altar, el anagrama del Ave María.

En los laterales de la capilla se encuentran sendas esculturas de San Joaquín y Santa Ana. La primera, atribuida al taller de los hermanos Moras, y la segunda, de San Roque, pertenece a Pablo de Rojas. Igualmente, encontramos la escultura, atribuida a Risueño de San Antón, otra escultura de San Bartolomé, presumiblemente de Pablo de Rojas.